¿Qué misterios se esconden tras los llamados Niños Índigo? 1/2

Originally posted 2016-04-22 11:55:50.

¿Qué misterios se esconden tras los llamados Niños Índigo? 1/2
5 (100%) 1 vote

¿Qué misterios se esconden tras los llamados Niños Índigo? 1/2

Visto en: Oldcivilizations´blog

 Reconozco que este artículo me ha llevado más tiempo del habitual, ya que he descubierto que es un tema muy complejo y con muchas incógnitas. Pero intento explicar de la mejor manera posible lo que he aprendido sobre este asunto. Este tema lo he dividido en dos partes. En este artículo expongo la primera parte y en un futuro artículo expondré la segunda parte. En todos
Imagen 24
Imagen 24
los continentes hay historias sobre niños que destacan por su sabiduría y capacidades extraordinarias. De la Grecia y Egipto antiguos, y de otras muchas culturas, provienen leyendas sobre niños excepcionales que son descendientes del cruce de seres humanos y dioses. ¿Podrían ser estas historias algo más que simples mitos? ¿Es posible que estén naciendo niños hoy día en la Tierra con un componente alienígena en su ADN que les proporcione talentos especiales? Aparentemente nuevos seres están poblando la Tierra con un alto potencial intelectual y una nueva conciencia interna. ¿Cuál es la misión de estos niños?  Tal vez se trata de una nueva raza humana, que ya comienza a poblar la Tierra. Llamados niños índigo, estos muchachos tienen la capacidad de ver más allá de los espectros de la luz, escuchar todo tipo de sonidos, incluso su propio fluido sanguíneo, y denotan una destacada hipersensibilidad táctil. A los niños índigo se les denomina así porque su aura, o campo energético, tiende a reflejarse dentro de los colores añiles, o azules, manifestando su utilización de centros energéticos superiores. Es por esto que se les adjudican grandes dosis de intuición, que se demuestra en el desarrollo de la telepatía, cualidades para predecir el futuro, y hasta para reconocer la presencia de seres etéreos como hadas y duendes a su alrededor. Además, algunos menores llegan al mundo con el don de la sanación. En la Biblia vemos que seres del espacio, llamados ángeles,  anunciaron y prepararon, entre otros muchos casos, el nacimiento de uno de los seres que estaría destinado a liderar un plan de liberación para el pueblo hebreo. Me refiero a Sansón, cuyos padres fueron visitados por un Ángel, aunque se supone que era un ser , que les anunció dicho acontecimiento.
Imagen 1
Imagen 1

En Jueces se dice: “Volvieron los hijos de Israel a hacer el mal a los de Yavé, y Yavé los dio en manos de los filisteos durante cuarenta años. Había un hombre de Sora, de de Dan, de nombre Manué. Su mujer era estéril y no le había dado hijos. El ángel de Yavé se apareció a la mujer y le dijo: Eres estéril sin hijos, pero vas a concebir y parirás un hijo. Mira, pues, que no bebas vino ni licor alguno ni comas nada inmundo, pues vas a concebir y a parir un hijo, a cuya cabeza no ha de tocar la navaja, porque será nazareno de Dios el niño desde el vientre de su madre y será el que primero librará a Israel de la mano de los filisteos. Fue la mujer y dijo a su marido: Ha venido a mí un hombre de Dios. Tenía el aspecto de un ángel de Dios muy temible. Yo no le pregunté de dónde venía ni me dio a conocer su nombre, pero me dijo: vas a concebir y a parir un hijo. No bebas, pues, vino ni otro licor inmundo, porque el niño será nazareno de Dios desde el vientre de su madre hasta el día de su muerte. Entonces Manué oró a Yavé, diciendo: De gracia, Señor: que el hombre de Dios que enviaste venga otra vez a nosotros para que nos enseñe lo que hemos de hacer con el niño que ha de nacer. Oyó Dios la oración de Manué y volvió el ángel de Dios a la mujer de Manué cuando estaba ésta sentada en el campo y no estaba con ella su marido. Corrió ella en seguida a anunciárselo a su marido, diciéndole: El hombre que vino a mí el otro día acaba de aparecérseme. Se levantó  Manué, y siguiendo a su mujer, fue hacía el hombre y le dijo: ¿Eres tú el que has hablado a esta mujer?. El respondió: Yo soy. Repuso Manué: Cuando se cumpla tu palabra, ¿cuál ha de ser la conducta y el obrar del muchacho?. El ángel de Yavé dijo a Manué: La mujer que se abstenga de cuanto le he dicho: que no tome nada de cuanto procede de la vid, no beba vino ni otro licor embriagante y no coma nada inmundo; cuanto le mande ha de observarlo. Manué dijo al ángel de Yavé: Te ruego que permitas que te retengamos mientras te traemos preparado un cabrito. El ángel de Yavé dijo a Manué: Aunque me retengas, no comería tus manjares; pero si quieres preparar un holocausto, ofréceselo a Yavé. Manué que no sabía que era el ángel de Yavé, le dijo:¿Cuál es tu nombre, para que te honremos cuando tu palabra se cumpla? El ángel de Yavé respondió: ¿Para qué me preguntas mi nombre, que es admirable. Manué tomo el cabrito y la oblación para ofrecérselo a Yavé en holocausto sobre la roca, y sucedió un prodigio a la vista de Manué y su mujer. Cuando subía la llama de sobre el altar hacía el cielo, el ángel de Yavé se puso sobre la llama del altar. Al verlo Manué y su mujer cayeron rostro en tierra y no vieron más al ángel de Yavé. Entendió entonces Manué que era el ángel de Yavé, y dijo a su mujer: Vamos a morir porque hemos visto a Dios. La mujer le contestó: Si Yavé quisiera hacernos morir, no habría recibido de nuestras manos el holocausto y la oblación, ni nos hubiera hecho ver todo esto, ni oir hoy todas estas cosas. Parió la mujer un hijo y le dio el nombre de Sansón. Creció el niño, y Yavé le bendijo, y comenzó a mostrarse en él el espíritu de Yavé en el campo de Dan, entre Sora y Estaol”.

Es de notar en el relato anterior que el ángel de Yavé no comía carne y además deseaba permanecer en el anonimato ante el verdadero protagonista. Vemos también como una tecnología superior ha intervenido con un fin bien preciso en ayuda de aquel pueblo que interpretaba, desde su óptica, todo acto incomprensible como un milagro de Dios. Hoy somos capaces de entender que los ángeles de ayer probablemente son los extraterrestres de hoy y que nunca estuvimos solos en nuestra marcha por el espacio. Otro caso especial, que podemos asimilar al caso de los niños índigo, lo tenemos con el nacimiento de la dinastía merovingia, que está envuelta en la más pura mitología, tal como cuentan Carlos Cagigal y Alfredo Ros, en su obra El Grial secreto de los merovingios. Cuenta la leyenda que Meroveo había sido concebido de dos padres. Estando su madre encinta del rey Clodion, un día, mientras se encontraba nadando en el mar, fue seducida y tomada por una extraña criatura marina «Bestea Neptuni Quinotaurí Similis». Como resultado de esta doble fecundación, Meroveo nacería dotado de unos impresionantes poderes sobrenaturales. A lo largo de toda su historia, a los reyes merovingios se les atribuyeron toda clase de poderes sobrenaturales, y durante su existencia gozaron de una especie de aura místico-divina. Decían ser descendientes de dioses, y en sus reinos desarrollaban una figura única de reyes-sacerdotes. El cabello era el símbolo de su propia fuerza, al que consideraban la fuente de todos sus poderes. Cuanto más largos y fuertes eran sus cabellos, mayores poderes sobrenaturales adquiría el rey. Se les creía capaces de comunicarse con los animales a través de una telepatía divina, curar por imposición de las manos. La leyenda decía que los primeros reyes merovingios tuvieron una extraordinaria longevidad. Como los merovingios creían que el cabello era la fuente de todos sus poderes, eran muy reacios a cortarse sus largas melenas, y el hecho de que fueran tonsuradas equivalía a la abdicación, ya que desde ese mismo instante dejaba de estar en contacto lo humano y lo divino, con lo que el rey también dejaba de desempeñar su labor principal de rey-sacerdote. El contexto mitológico de la época, los elementos legendarios de ser descendientes de dioses y los poderes sobrenaturales atribuidos a su estirpe, que constituían los principales mitos de esta dinastía, hacían que los merovingios fueran tratados en sus reinos como verdaderos semidioses. Sin embargo, había algo que los diferenciaba claramente de los héroes mitológicos griegos o romanos: ellos sí eran reales. Y en muchos aspectos, la figura del sacerdote se asemejaba a la figura de los antiguos druidas celtas y germanos, iniciados en teología, astronomía, ciencias naturales y medicina. En el plano mítico, ninguna estirpe de reyes es comparable a la dinastía merovingia.

Imagen 2
Imagen 2

Otro posible ejemplo relevante de niño índigo lo tenemos en Sriniv?sa Aiyang?r R?m?nujan (1887 – 1920), que fue un matemático indio. Un día, a principios del año 1887, un brahmán de la provincia de Madras se dirige al templo de la diosa Namagiri. El brahmán ha casado a su hija hace ya muchos meses, y el hogar de los esposos es estéril.  Espera que la diosa Namagiri les dé la fecundidad. Namagiri escucha la plegaria. El 22 de diciembre, curiosa fecha, nace un niño, al que se pone el nombre de Srinivasa Ramanuján Alyangar. La víspera se había aparecido la diosa a la madre, para anunciarle que su hijo sería extraordinario. Su misteriosa concepción se parece a de otros personajes extraordinarios, como la del mismo Jesús o Sansón, entre otros. Jacob engendró a José, el marido de María, de la cual nació Jesús, llamado el Cristo. De manera que todas las generaciones desde Abraham hasta David son catorce generaciones; y desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce generaciones; y desde la deportación a Babilonia hasta Cristo, catorce generaciones. Estando la madre de Jesus, María, desposada con José, antes de que se consumara el matrimonio, se halló que había concebido por obra del Espíritu Santo. José, su marido, siendo un hombre justo y no queriendo difamarla, quiso abandonarla en secreto. Pero mientras pensaba en esto, he aquí que se le apareció en sueños un ángel del Señor, diciendo: “José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que se ha engendrado en ella es del Espíritu Santo; y dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque El salvará a su pueblo de sus pecados“. Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había hablado por medio del profeta, diciendo: “he aquí, la Virgen concebirá y dará a luz un hijo: Y le pondrán por nombre Emmanuel, que significa: Dios con nosotros”.  Cuando despertó José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y tomó consigo a su mujer; y la conservó virgen hasta que dio a luz un hijo; y le puso por nombre Jesús. A los cinco años Ramanuján ingresa en la escuela. Desde el primer momento su inteligencia asombra a todos. Parece saber ya lo que le enseñan. Se le concede una beca para el liceo de Kumbakonán, donde es la admiración de sus condiscípulos y profesores. Tiene quince años. Uno de sus amigos hace que la biblioteca local le preste una obra titulada A Synopsis of Elementary Results in Pure and Applied Mathematics. Esta obra, publicada en dos volúmenes, es un recordatorio redactado por George Schoobridge, profesor de Cambridge. Contiene resúmenes y enunciados sin demostración de unos 6.000 teoremas.

El efecto que produce en el espíritu del joven hindú es fantástico. El cerebro de Ramanuján se pone bruscamente a funcionar de un modo totalmente incomprensible para nosotros. Demuestra todas las fórmulas. Después de haber agotado la geometría, ataca el álgebra. Ramanuján contará más tarde que la diosa Namagiri se le había aparecido para explicarle los cálculos más difíciles. Ello tal vez explicaría un posible origen extraterrestre de Ramanuján. A los dieciséis años, fracasa en los exámenes, porque su inglés sigue siendo defectuoso y le es retirada la beca. Prosigue solo, sin documentos, sus investigaciones matemáticas. Por lo pronto, adquiere todos los conocimientos alcanzados en este terreno hasta 1880. Ya puede prescindir de la obra del profesor Schoobridge. Y aún va más allá. Por sí solo, acaba de reproducir, para rebasarlo después, todo el esfuerzo matemático hasta la actualidad, partiendo de un recordatorio, por lo demás incompleto. La historia del pensamiento humano no conoce otro ejemplo semejante. En 1909, después de años de trabajo solitario y de miseria, Ramanuján se casa. Busca un empleo. Le recomiendan a un preceptor local, Ramachandra Rao, un personaje ilustre enamorado de las matemáticas. Éste nos ha dejado el relato de su encuentro: «Un hombrecillo desaseado, sin afeitar, con unos ojos como jamás he visto otros, entró en mi cuarto, con una gastada libreta de notas bajo el brazo. Me habló de descubrimientos maravillosos que rebasaban infinitamente mi saber. Le pregunté qué podía hacer por él. Me dijo que sólo quería lo justo para comer, a fin de poder proseguir sus investigaciones». Ramachandra Rao le pasa una pequeña pensión. Pero Ramanuján era demasiado orgulloso. Por fin le encuentra un empleo. Se trata de un modesto puesto de contable en el puerto de Madras.  En 1912 fue animado a comunicar sus resultados a tres distinguidos matemáticos. Dos de ellos no le respondieron, pero sí lo hizo Godfrey Harold Hardy, famoso matemático de Cambridge. Hardy estuvo a punto de tirar la carta, pero la misma noche que la recibió se sentó con su amigo John Edensor Littlewood a descifrar la lista de 120 fórmulas y teoremas de Ramanujan. Horas más tarde creían estar ante la obra de un genio. Hardy tenía su propia escala de valoración para el genio matemático: 100 para Ramanujan, 80 para David Hilbert, 30 para Littlewood y 25 para sí mismo. Algunas de las fórmulas de Ramanujan le desbordaron, pero escribió: “forzoso es que fueran verdaderas, porque de no serlo, nadie habría tenido la imaginación necesaria para inventarlas“. Propone inmediatamente a Ramanuján que se traslade a Cambridge. Pero su madre se opone por motivos religiosos. De nuevo la diosa Namagiri se encarga de resolver la dificultad. Se aparece a la vieja dama para convencerla de que su hijo puede ir a Europa sin peligro para su alma, y le muestra, en sueños, a Ramanuján sentado en el gran anfiteatro de Cambridge, entre ingleses que le admiran.

Imagen 3
Imagen 3

A finales del año 1913 Ramanujan se embarca. Trabajará durante cinco años e imprimirá un avance prodigioso a las matemáticas. Es elegido miembro de la Sociedad Real de Ciencias y nombrado profesor de Cambridge, en el colegio de la Trinidad. En 1918 cae enfermo de tuberculosis. Regresa a la , para morir allí, a los treinta y dos años. Dejó un recuerdo extraordinario en todos cuantos le conocieron. Sólo vivía para los números. Hardy fue a visitarle al hospital y le dijo que había tomado un taxi. Ramanuján le preguntó el número del coche: 1.729 «¡Qué hermoso número! —exclamó—. ¡Es el más pequeño que es dos veces la suma de dos cubos!» En efecto, 1.729 es igual a 10 elevado al cubo más 9 elevado al cubo, y es también igual a 12 elevado al cubo más uno elevado al cubo. Hardy necesitó seis meses para demostrarlo, y el mismo problema no ha sido aún resuelto para la cuarta potencia. Hardy escribió de R?m?nujan: “Los límites de sus conocimientos eran sorprendentes como su profundidad. Era un hombre capaz de resolver ecuaciones modulares y teoremas …de un modo jamás visto antes, su dominio de las fracciones continuas era…superior a la de todo otro matemático del mundo; ha encontrado por sí solo la ecuación funcional de la función zeta y los términos más importantes de la analítica de los números; sin embargo no había oído hablar jamás de una función doblemente periódica o del Teorema de Cauchy y poseía una vaga idea de lo que era una función de variable compleja...”. Lo principal de los trabajos de Ramanujan está en sus cuadernos, escritos por él en nomenclatura y notación particular, con ausencia de demostraciones, lo que ha provocado una difícil tarea de desciframiento y reconstrucción, aún no concluida. Fascinado por el número ?, desarrolló potentes algoritmos para calcularlo. R?m?nujan trabajó principalmente en la teoría analítica de los números y devino célebre por sus numerosas fórmulas sumatorias referidas a las constantes tales como ? y la base natural de los logaritmos, los números primos y la función de fracción de un entero obtenida junto a Godfrey Harold Hardy. Se desconocen los métodos mentales empleados por la mente de R?m?nujan para desarrollar sus intuiciones matemáticas, la mayoría de las veces completamente ciertas, pero en algunos casos falsas. R?m?nujan, de un modo independiente, recopiló 3900 resultados, en su mayoría identidades y ecuaciones, durante su breve vida. Afectado por una tuberculosis que se agravaba por el clima de Inglaterra, R?m?nujan retornó a su país natal en 1919 y falleció poco tiempo después en Kumbakonam, a 260 km de Chennai Madras, a la edad de 32 años. Dejó varios libros llamados Cuadernos de Ramanujan, los cuales continúan siendo objeto de estudios. Recientemente, las fórmulas de R?m?nujan han sido fundamentales para nuevos estudios en cristalografía y en teoría de cuerdas. La historia de Ramanuján es increíble y, sin embargo, rigurosamente cierta. No es posible expresar en términos sencillos la naturaleza de los descubrimientos de Ramanuján. Versan sobre los misterios más abstractos de la noción del número, y particularmente de los «números primos».

Un tema bastante difundido por las personas que dicen haber sufrido abducciones, o transporte a una nave extraterrestre contra su voluntad, se trata de cierta clase de procedimientos científicos a los que son sometidos los humanos por los extraterrestres durante un rapto. Algunos casos específicos detallan la introducción de sondas o dispositivos, como en el caso de la aguja insertada en el ombligo de Betty Hill (1961) y en muchos otros casos. La conexión sexual entre las abducciones por entidades alienígenas es bastante explícita. Denuncias de experiencias narran ciertas clases de operaciones quirúrgicas de naturaleza científica en órganos reproductores humanos con la finalidad de extraer muestras específicas de semen u óvulos. Habría que empezar a comprender si esta práctica sólo se da por parte de seres extraterrestres o por seres humanos que practican esta exploración científica con total inconsciencia del paciente. La notoria relevancia en la biología es quizás el mayor interés en estos casos. Se le ha atribuido a los extraterrestres participación directa a casos de mutilación de ganado, en donde aparecen vacas mutiladas y seccionadas perfectamente simulando una operación láser. También se han encontrado casos de otros animales e incluso humanos, habiendo creado una serie de mitos. Las evidencias demuestran que el tema de las abducciones afecta a familias. Es decir, la gente que es secuestrada, a menudo tienen padres que también han sido secuestrados. Y en ese sentido es muy probable que sus hijos también vayan a ser secuestrados. La conclusión de científicos y estudiosos del tema es que se estaría iniciando procedimientos de mezcla genética deliberada entre seres extraterrestres con humanos. Los seres resultantes son llamados híbridos. Esta mezcla puede realizarse en un laboratorio extraterrestre, utilizando material genético humano extraído durante las abducciones, o puede ocurrir durante un acoplamiento convencional durante la abducción. No es extraño conocer denuncias de abuso sexual durante los secuestros extraterrestres. Pero de ser cierta esta hibridación, ¿cómo serían los resultados? Se piensa que los resultados de esta manipulación genética resultaría en muchos casos en experimentos fallidos. Sólo aquellos que se asemejen mas a la naturaleza y biología humana serían los satisfactorios, y serían éstos los insertados en la sociedad sin alterar su normal interacción en sociedad. Muchos sugieren que ya existe una raza híbrida de extraterrestres-humanos interactuando e influenciándonos directamente, y que ubican sus principales centros de operación en los altos mandos de poder, tanto en gobiernos como en empresas.

Imagen 4
Imagen 4

Ahora bien, de ser cierto que los extraterrestres requieren parte de nuestra estructura genética para corregir la suya, también trae a reflexionar sobre ¿por qué la genética humana podría ayudar a reconstruir una especie extraterrestre? La creencia en manipulación genética y en abducciones extraterrestres con fines de experimentación científica son sostenidas y difundidas por los investigadores del tema. Nuestros genes despiertan al parecer interés. Quizás nuestro ADN encierre respuestas a muchas preguntas sobre nosotros, sobre nuestro pasado y, especialmente,  sobre nuestro supuesto pasado extraterrestre. El término «niños índigo» se origina en el libro Understanding Your Life Through ColorComprendiendo tu vida a través del color»), escrito el año 1982 por Nancy Ann Tappe, una autoproclamada psíquica y sinestésica que afirma poseer la habilidad de percibir el aura  de las personas. Según sus escritos, comenzó a notar que muchos niños estaban naciendo con auras de color índigo hacia fines de la década de 1970. Tappe afirmó que, a principios del siglo XX, el 20% de los niños menores de diez años y el 17% de los que tenían entre 13 y 17 eran «índigo». Sin embargo, ningún estudio científico apoyó sus afirmaciones. La idea de los niños índigo fue más tarde popularizada por el libro The Indigo Children: The New Kids Have ArrivedLos niños índigo: los nuevos chicos han llegado»), escrito en 1998 por el matrimonio formado por el médium Lee Carroll y su esposa Jan Tober. Se afirma que los niños índigo son sanadores por excelencia, ya que tienen la capacidad de equilibrar y elevar la energía de quiénes lo rodean. La frecuencia vibratoria de estos niños permitiría sanar utilizando solamente su energía. Al principio ellos “no saben” que pueden hacerlo, pero actúan instintivamente. Esta faceta de sanación es una característica sobresaliente en los niños índigo, ya que todos son sanadores, sin excepción. Se dice que un niño índigo viene a elevar la energía del planeta y de sus habitantes, y son quienes ayudarán a trascender desde nuestra tercera dimensión a la cuarta. Esto implica realizar cambios en todo lo que estorba, tanto para el desarrollo del ser humano como para el planeta entero. El 11 de Enero de 1996, un niño no común nació en la ciudad Volzhsky, en la región de Volgograd, en Rusia. Su madre Nadezhda Kipriyanovich, describió que el parto “fue muy rápido y no sentí dolor. Cuando me mostraron el bebé, me miraba fijamente con sus grandes ojos castaños. Como médica, sé que no es habitual entre recién nacidos esa mirada concentrada. Excepto este hecho, parecía un bebé normal“. Cuando salió de la maternidad, de vuelta al hogar, Nadezhda comenzó a percibir que el niño, llamado Boris, tenía un comportamiento singular, ya que raramente lloraba y nunca solicitaba alimento.

Boris crecía como los otros niños, pero comenzó a hablar frases enteras a los ocho meses. Con año y medio ya leía periódicos. Sus padres le dieron un juego de piezas para montar figuras y él comenzó a elaborar piezas geométricas, combinando con precisión diferentes partes: “Tenía la impresión de que nosotros éramos como aliens para él, aliens con los que él se estaba intentando comunicar“,  dijo la madre de Boris, o Boriska, como es llamado por la familia. Boriska comenzó a diseñar figuras que a primera vista eran abstracciones, en las cuales se mezclaban tonos de azul y violeta. Cuando algunos psicólogos examinaron los diseños, dijeron que el muchacho estaba probablemente intentando representar el aura de las personas que veía a su alrededor. A los tres años Boris comenzó a conversar con sus padres sobre el Universo. Sabía nombrar del Sistema Solar y sus respectivos satélites. Hablaba también de nombres y número de Galaxias. Esto asustaba a su madre, que pensó que su hijo estaba fantaseando. Por ello resolvió comprobar si aquellos nombres realmente existían. Consultó libros de astronomía y quedó impactada al constatar que Boris, de hecho, sabía mucho sobre aquella ciencia. Los rumores sobre el “niño-astrónomo” se extendieron rápidamente por la ciudad. Boriska se volvió una celebridad local y las personas comenzaron a visitarlo para oírle hablar sobre civilizaciones extraterrestres, sobre la existencia de antiguas razas humanas cuyos individuos median tres metros de altura, y sobre el futuro del Planeta en función de cambios climáticos. Todos oían aquellas cosas con gran interés, aunque no creyesen en estas historias. Sus padres decidieron bautizar a su hijo, pensando que tal vez fuese una cuestión espiritual, pues creían había algo maligno en Boris. Pero el fenómeno no cesó. Boriska comenzó a hablar a las personas sobre sus defectos. Un día, en la calle, abordó a un muchacho y lo amonestó por usar drogas. Hablaba con ciertos hombres para dejasen de pegar a sus mujeres y prevenía a las personas sobre la inminencia de problemas y enfermedades. El chico sufre con el conocimiento previo de los desastres naturales o sociales. Durante la masacre de Beslán rehusó ir a la escuela. El ataque tuvo lugar el 3 de septiembre de 2004, dos días después de que un colegio de Beslán, en Osetia del Norte (Rusia), fuera tomado por terroristas musulmanes armados, supuestamente una combinación de chechenos e ingusetios, entre otros. Ese día se produjo un tiroteo entre los secuestradores y las fuerzas de seguridad rusas, dejando un saldo de más de 370 muertos (171 de ellos niños), unos 200 desaparecidos y cientos de heridos. Cuando le preguntaban lo que sentía sobre el asunto, respondió que era como si algo ardiese dentro de él. “Yo sabía que el caso tendría un final terrible“, dijo Boriska. Sobre el futuro de nuestro planeta, advirtió que la Tierra pasaría por dos situaciones muy peligrosas en los años 2009 y 2013, con la ocurrencia de catástrofes relacionadas con el agua.

Imagen 5
Imagen 5

Tal vez sea solo casualidad, pero el terremoto de Samoa de 2009 fue un terremoto de magnitud 8,3 en la escala Richter, que afectó el Archipiélago de Samoa a las 06:48:11 hora local del 29 de septiembre de 2009. El temblor generó tres tsunami separados, del cual el más grande se elevaba 1,6 metros del nivel del mar y fue registrado con una altura de 76 m en el punto del epicentro. El epicentro estaba cerca de la zona de subducción de Kermadec-Tonga, que está en el Cinturón de Fuego del Pacífico, donde las placas continentales se unen y es común la actividad volcánica y sísmica. Tonga fue impactado por una ola de 4 metros que devastó sus costas.  El terremoto de las Islas Salomón de 2013 fue un seísmo de 8,0 grados en la escala sismológica de magnitud, ocurrido a las 12:12:23 del 6 de febrero de 2013, con epicentro a unos 76 km al poniente de la localidad de Lata, en la provincia de Temotu, y con una profundidad de 28,7 km. Como consecuencia del seísmo, un tsunami que llegó a alcanzar 1,5 m de altura causó la muerte a nueve personas. El terremoto se produjo debido a la interacción entre la placa australiana y la placa del Pacífico, y fue precedido por decenas de temblores en la región. Especialistas del Instituto de Estudios del Magnetismo Terrestre y Ondas de Radio de la Academia Rusa de Ciencias, fotografiaron el aura de Boriska, mostrándose fuerte y nítida, de un modo no común. El profesor Vladislav Lugovenko analizó: “Presenta un espectrograma naranja, lo que significa que es una persona alegre, positiva, con un intelecto muy poderoso“. Existe una teoría de que el cerebro humano posee dos tipos básicos de memoria, la memoria de trabajo, consciente y voluntaria, y la memoria remota. Una de las habilidades del cerebro es salvar informaciones sobre la experiencia, sean emociones o pensamientos, una dimensión que trasciende al individuo. Esas informaciones son capturadas por un singular campo de información que forma parte del Universo. Pocas personas son capaces de tener acceso a las informaciones contenidas en ese campo. Según Lugovenko es posible medir las facultades extra-sensoriales de las personas con auxilio de equipos especiales y a través de procedimientos muy simples. Científicos de todo el mundo se han empeñado en la investigación de esos fenómenos, a fin de revelar el misterio de estos niños extraordinarios como Boriska. Un dato interesante es que, en los últimos años, bebés dotados de habilidades infrecuentes han nacido en todos los continentes. Los especialistas llaman a estos niños “niños índigo” o “niños azules“, posiblemente una referencia al avatar hindú Khrisna que, según la leyenda, era azul. De hecho en todos los grabados en que se le representa, lo vemos con un tonalidad azulada. Boriska sería uno de esos niños.

Muchos de estos niños tienen las espirales del ADN notablemente perfectas, lo que le confiere una increíble resistencia del sistema inmunológico. Se han encontrado niños con estas características en la China, India, o Vietnam, entre otros lugares. Curiosamente, mientras las agencias espaciales intentan encontrar señales de vida en el planeta Marte, Boriska, a los nueve años, relata a sus parientes y amigos todo lo que se sabe sobre la civilización marciana, informaciones que él recuerda de una vida pasada. Un periodista ruso lo entrevistó recientemente sobre su experiencia como habitante de Marte. Entrevistador – “Boriska, ¿usted realmente vivió en Marte como dicen sus vecinos?“. Boriska – “Si yo viví allí, es verdad. Tenía 14 ó 15 años. Los marcianos hacían guerra todo el tiempo y tenía que participar de aquello. Podía viajar en el tiempo y en el espacio, podía volar en naves espaciales y también pude observar la vida en el planeta Tierra. Las naves marcianas son muy complejas y se pueden desplazar por el Universo“.  Entrevistador – “¿Existe vida en Marte actualmente?“.  Boriska – “Si existe, pero el planeta perdió su atmósfera hace muchos años como resultado de una catástrofe global. El pueblo marciano aún vive en ciudades subterráneas y respiran gas carbónico“. Entrevistador  – “¿Cuál es la apariencia de los marcianos?” . Boriska – “Son muy altos, con una altura media de siete metros. Poseen capacidades increíbles“. Boriska habla de Marte pero también tiene recuerdos de sus observaciones sobre la Tierra en aquella existencia pasada: fue testigo de la destrucción de la legendaria civilización de Lemuria, “la mayor catástrofe que ya sucedió en este planeta. Un continente gigante fue engullido por terribles tempestades oceánicas. Tenía un amigo lemuriano que murió frente a mí aplastado por una roca. No pude hacer nada. Estamos destinados a reencontrarnos en algún momento de esta vida“. Sobre Egipto, Boriska dice que existe un conocimiento muy importante oculto bajo una pirámide, que aún no ha sido descubierto: “La vida va a cambiar cuando la Esfinge fuese abierta. La Esfinge tiene un mecanismo que acciona una abertura secreta. El mecanismo está detrás de la oreja“. En cuanto al aumento de nacimientos de niños especialmente dotados, Boriska informa que esto es consecuencia del hecho que llegó la época propicia para que ellos vengan a la Tierra, porque el renacimiento del planeta se aproxima. Ellos están naciendo y estarán preparados para ayudar a las personas. Los lemurianos perecieron porque ellos no invirtieron en el desarrollo espiritual y se introdujeron en las prácticas de la magia sin tener consideración por esta ley. El amor es la verdadera magia.

Imagen 6
Imagen 6

Pero aún tenemos más ejemplos de posibles niños índigo. Hoy pocos recuerdan a Nikola Tesla. Pero gracias a él escuchamos la radio y se enciende la bombilla cuando pulsamos un interruptor. De los propios escritos de Tesla podemos observar que tenía una capacidad mental única, que pocos de sus congéneres humanos hayan podido alguna vez alcanzar. No es de extrañarse que cuando Tesla fue enfrentado con un acontecimiento tan estremecedor como la revelación que los humanos podrían no estar solos en el universo, él le hizo frente con la cabeza en alto. La manera atípica en que enfrentaba y trataba con lo desconocido ha conducido a algunos a especular que su verdadero parentesco puede haberse originado más allá de este planeta. Esta sugerencia no es nueva, de hecho, Tesla una vez le confió a uno de sus asistentes personales que a menudo sentía como si fuese un extraño en este mundo. Tesla era de una familia de origen serbio. Nacido en la aldea de Smilian, Lika (Austria-Hungría) en lo que es ahora Croacia. El padre de Tesla era un sacerdote ortodoxo; su madre no era letrada pero altamente inteligente. Un soñador con un toque poético, al madurar, Tesla agregó a estas cualidades tempranas aquellas de al auto-disciplina y un afán por la precisión. Fue el inventor de la corriente alterna, y además el padre de tecnologías visionarias en su época como la robótica, la informática o las armas teledirigidas. Tesla trabajó para Edison, con el que acabó enfrentado en la “guerra de las corrientes” (alterna contra continua), y disfrutó del mecenazgo de prohombres como Westinghouse o J. P. Morgan, que crearon sus imperios gracias en parte a los descubrimientos de Tesla. Nikola Tesla es el paradigma del inventor genial, pero negado para la vida práctica, lleno de manías, compulsiones y fobias. Y su vida es la historia de un fogonazo de luz que sigue brillando, con el homenaje de quienes le reconocen como “el padre de la tecnología moderna“. En 1943, la Corte Suprema de los Estados Unidos lo acreditó como el inventor de la radio, aunque aún se atribuye a Marconi en multitud de libros y enciclopedias. Genio asombroso, visionario e inteligente como pocos, Tesla fue sin embargo un personaje misterioso, oscuro y controvertido. A lo largo de su vida como inventor hizo posible ingenios tales como las transmisiones inalámbricas que dieron lugar a la radio, las bobinas para el generador eléctrico de corriente alterna, el motor eléctrico de inducción, el alternador, el control remoto, etc… Aunque pocos de estos ingenios son reconocidos como suyos por el público, sus inventos prácticos y funcionales son los cimientos de las civilizaciones tecnológicamente avanzadas de una manera tan decisiva que de Tesla se ha llegado a decir que fue “el inventor del siglo XX“.

Edgard Cayce murió el 5 de enero de 1945, llevándose un secreto que ni él mismo había podido penetrar y que le asustó toda la vida. La Fundación Edgar Cayce, de Virginia Beach, que cuenta con médicos y con psicólogos, prosigue el análisis de sus legajos. Desde 1958, los estudios sobre la clarividencia gozan en América de créditos importantes. Se piensa en los servicios que podrían prestar, desgraciadamente principalmente en el terreno militar, los hombres aptos para la telepatía y la precognición. Entre todos los casos de clarividencia, el de Cayce es el más puro, el más evidente y el más extraordinario. El pequeño Edgard Cayce estaba muy enfermo. El médico rural estaba a la cabecera de su lecho. No había manera de sacar al muchacho de su estado de coma. De pronto, bruscamente, sonó la voz de Edgard, clara y tranquila. Y, sin embargo, dormía. «Le diré lo que tengo. He recibido un golpe en la columna vertebral con una pelota de béisbol. Hay que hacer una cataplasma especial y aplicármela en la base del cuello». Con la misma voz, el niño dictó la lista de plantas que había que mezclar y preparar. «Deprisa, pues el cerebro está en peligro de ser alcanzado». Por si acaso, le obedecieron. Por la noche, había cedido la fiebre. Al día siguiente, Edgard se levantó, fresco como una lechuga. No se acordaba de nada. Ignoraba la mayoría de las plantas que había mencionado. Así comenzaba una de las historias más asombrosas de la medicina. Cayce, campesino de Kentucky, completamente ignorante, poco inclinado a usar su don, y que lamentaba no ser «como todo el mundo», cuidará y curará, en estado de sueño hipnótico, a más de quince mil enfermos. Obrero agrícola en la granja de uno de sus tíos, después dependiente de una librería de Hopkinsville y, por último, dueño de una pequeña tienda de fotografía donde se propone pasar tranquilamente sus días, hace de taumaturgo contra su voluntad. Su amigo de la infancia, Al Layne, y su novia Gertrudis, unirán sus fuerzas para obligarle. Y no por ambición, sino porque no tiene derecho a guardarse su poder, a negarse a ayudar a los afligidos. Al Layne es un tipo enfermizo. Cayce consiente en dormirse. Entonces describe los males y dicta los remedios. Cuando se despierta exclama: «Esto no es posible; no conozco la mitad de las palabras que has anotado. ¡No tomes esas drogas, es peligroso! No comprendo nada. ¡Todo esto es cosa de magia!» Se niega a volver a ver a Al Layne y se encierra en su gabinete de fotografía. Ocho días más tarde, Al Layne llama a su puerta y le dice que jamás se ha encontrado tan bien. La pequeña ciudad se conmueve y todos quieren consultarle. Edgard dice: «No voy a ponerme a curar a la gente porque hablo en sueños». Pero acaba por aceptar, con la condición de no ver a los pacientes, por miedo de que, al conocerlos, su juicio se vea influido. También pone la condición de que algún médico asista a las sesiones, pero sin cobrar un céntimo ni recibir siquiera el menor regalo.

Imagen 7
Imagen 7

Los diagnósticos y las prescripciones formulados en estado hipnótico son de una precisión y sutileza tales, que los médicos están convencidos de que se trata de un colega disfrazado de curandero. Limita sus sesiones a dos por día. No es que tema la fatiga, pues sale de sus sueños muy descansado. No trata en absoluto de adquirir conocimientos médicos. No lee nada y continúa siendo el hijo de unos campesinos, provisto de un vago certificado de estudios. Y se rebela contra su extraña facultad. Pero, en cuanto decide dejar de emplearla, se queda afónico. Un magnate de los ferrocarriles americanos, James Andrews, acudió a consultarle. Le prescribe, en estado de hipnosis, una serie de drogas, incluyendo un tipo de misteriosa agua, llamada agua de orvale. Pero no hay manera de encontrar este remedio. Andrews hace publicar anuncios en las revistas médicas, sin resultado. En el curso de otra sesión, Cayce dicta la composición de aquel agua, extremadamente complicada. Después, Andrews recibe una respuesta de un joven médico parisiense. El padre de este francés, que también era médico, había elaborado el agua de orvale, pero había dejado de explotarla hacía cincuenta años. La composición era idéntica a la «soñada» por Edgard Cayce. El secretario local del Sindicato de Médicos se apasiona por el caso Cayce. Convoca un comité de tres miembros, que asiste a todas las sesiones, estupefacto. El Sindicato General Americano reconoce las facultades de Cayce y le autoriza oficialmente a realizar «consultas psíquicas». Cayce se ha casado. Tiene un hijo de ocho años, Hugh Lynn. El niño, jugando con unas cerillas, provoca la explosión de un depósito de magnesio. Los médicos pronostican la ceguera total en plazo breve y recomiendan la ablación de un ojo. Aterrorizado, Cayce se sume en uno de sus sueños. En estado hipnótico, se pronuncia contra la ablación y prescribe quince días de aplicación de compresas de ácido tánico. Según los especialistas, es una locura. Y Cayce, presa de los mayores tormentos, apenas se atreve a desoír sus consejos. Al cabo de quince días, Hugh Lynn está curado. Un día, después de una consulta, sigue dormido y dicta, una tras otra, cuatro recetas muy precisas. No se sabe a quién pueden referirse, y es que han sido formuladas por anticipado para los cuatro próximos enfermos. En el curso de una sesión, prescribe un medicamento al que llama «Codirón» y da la dirección de un laboratorio de Chicago. Llaman por teléfono. La respuesta es: «¿Cómo pueden haber oído hablar del “Codirón”? Todavía no ha sido puesto a la venta. Precisamente acabamos de realizar la fórmula y de ponerle el nombre». Cayce, aquejado de una enfermedad incurable que sólo él conoce, muere el día y a la hora que había anunciado: «El cinco por la noche, estaré definitivamente curado». Curado del mal de ser «algo distinto».

Interrogado durante su sueño sobre su manera de proceder, había declarado, sin acordarse de nada al despertar, que se hallaba en condiciones de ponerse en contacto con cualquier cerebro humano viviente y de utilizar las informaciones contenidas en aquel o en aquellos cerebros para dar el diagnóstico y el tratamiento de los casos que se le presentaban. Era tal vez una inteligencia diferente la que entonces se animaba en Cayce, y que utilizaba todos los conocimientos de la Humanidad. Pero nada nos permite explicar el caso de Edgard Cayce. Lo único que se sabe cierto es que un fotógrafo de pueblo, sin curiosidad ni cultura, podía ponerse, a voluntad, en un estado en que su espíritu funcionaba como el de un médico genial, o mejor, como todos los espíritus de todos los médicos juntos. El ser humano, ¿es capaz de pensar en cuatro dimensiones? Para ello necesitaría estructuras mentales diferentes. Y este nuevo ser humano ¿está ya entre nosotros? Un posible ejemplo lo representaría un personaje tan fabuloso como Roger Boscovich. Roger Boscovich nació en 1711, en Dubrovnik, actual Croacia. Al menos esto fue lo que declaró cuando tenía catorce años, al matricularse como alumno libre en el colegio de los jesuítas de Roma. Allí estudió matemáticas, astronomía y teología. En 1728, al terminar su noviciado, ingresa en la Orden de los jesuitas. En 1736, publicó una comunicación sobre las manchas solares. En 1740, enseña matemáticas en el Collegium Romanum, y después es nombrado consejero científico del Papado. Crea un observatorio, inicia la desecación de las ciénagas pontinas, repara la cúpula de San Pedro y mide el meridiano entre Roma y Rímini. Después explora diversas regiones de Europa y de Asia y realiza excavaciones en los mismos lugares en que, más tarde, Schliemann descubrirá Troya. El 26 de junio de 1760 es nombrado miembro de la Real Sociedad de Inglaterra, y en tal ocasión publica un largo poema en latín sobre las apariencias visibles del Sol y de la Luna. Sus contemporáneos dicen de él: «Es Newton con el verbo de Virgilio». Le reciben los más grandes eruditos de la época y sostiene una importante correspondencia con el doctor Johnson y con Voltaire. En 1763 le ofrecen la nacionalidad francesa. Asume la dirección del departamento de instrumentos de óptica de la Marina Real, en París, donde vivirá hasta 1783. Lalande le considera el más grande sabio de su tiempo. D’Alembert y Laplace se asustan de sus ideas avanzadas. En 1785 se retira a Bassano y se consagra a la impresión de sus obras completas. Muere en Milán en 1787.

Imagen 8
Imagen 8

Recientemente, a impulsos del antiguo Gobierno yugoslavo, se ha vuelto a examinar la obra de Boscovich, y principalmente su Teoría de la filosofía natural, editada en Viena en 1758. La sorpresa ha sido mayúscula. Alian Lindsay Mackay, al comentar esta obra en un artículo del New Scientist del 6 de marzo de 1958, estima que se trata de un espíritu del siglo XX que se vio obligado a vivir y a trabajar en el XVIII. Por lo visto, Boscovich se había anticipado no sólo a la ciencia de su tiempo, sino también a nuestra propia ciencia. Proponía una teoría unitaria del Universo, una ecuación general y única que rige la mecánica, la física, la química, la biología e incluso la psicología. Según su teoría, la materia, el espacio y el tiempo no son divisibles hasta el infinito, sino que están compuestos de puntos. Esto recuerda los recientes trabajos de Jean Charon y de Heisenberg, a los que Boscovich parece superar. Logra dar cuenta tanto de la luz como del magnetismo, de la electricidad y de todos los fenómenos de la química, conocidos en su tiempo, descubiertos después o aún por descubrir. En él encontramos los quanta, la mecánica ondulatoria, el átomo constituido por nucleones. El historiador de la ciencia L. L. Whyte asegura que Boscovich lleva al menos doscientos años de adelanto a su época, y que no se le podrá comprender realmente hasta que al fin se logre realizar la unión de la relatividad y la física de los quanta. Se calcula que en 1987, al celebrarse el segundo centenario de su muerte, su obra sería probablemente apreciada en su justo valor. Todavía no se ha pretendido dar ninguna explicación de este caso prodigioso. Actualmente circulan dos ediciones completas de sus obras, una en serbio y otra en inglés. En la correspondencia ya publicada entre Boscovich y Voltaire, encontramos, entre otras ideas modernas: La creación de un año geofísico internacional, la transmisión del paludismo por los mosquitos; las aplicaciones posibles del caucho; la existencia de planetas alrededor de estrellas distintas a nuestro Sol; la imposibilidad de localizar el psiquismo en una región determinada del cuerpo; la constante de Planck, anunciada en 1958. Boscovich atribuye una importancia considerable a la alquimia y da traducciones claras y científicas del lenguaje alquimista. Para él, por ejemplo, los cuatro elementos, Tierra, Agua, Fuego y Aire sólo se distinguen por la disposición particular de las partículas sin masa ni peso que los constituyen, lo que coincide con la investigación de vanguardia sobre la ecuación universal. Otra cosa no menos alucinante de Boscovich es su estudio sobre los accidentes de la Naturaleza. En él encontramos ya la mecánica estadística del sabio americano Willard Gibbs, propuesta a finales del siglo XIX, y no admitida hasta el XX. También descubrimos una explicación moderna de la radiactividad por una serie de excepciones en las leyes naturales.

¿Por qué esta obra extraordinaria no influyó en el pensamiento moderno? Porque los filósofos y sabios alemanes que dominaron en el campo de la investigación hasta la guerra de 1914-1918, eran partidarios de las estructuras continuas, mientras que los conceptos de Boscovich se fundaban esencialmente en la idea de discontinuidad. Asimismo, los estudios en bibliotecas y los trabajos históricos sobre Boscovich no pudieron emprenderse sistemáticamente hasta más tarde. Cuando se haya podido reunir la totalidad de sus escritos, seguramente aparecerá una extraña, inquietante y emocionante figura ante nosotros. Otro caso relevante es el de Matías de Stefano. Matías mostró un cuadro, hecho por él, sobre la genealogía de las lenguas antediluvianas. Confirma la tesis de que el euskera (lengua del País Vasco) proviene de las lenguas de la Atlántida. Coincide con el bereber, el ibérico antiguo y la lengua original del la Atlántida, que Matías llama gwanapán.  La capital del imperio es una isla situada en el centro del Atlántico. atlante abarcaba varias zonas, incluidas las Canarias, la Península Ibérica, parte de Europa, la legendaria Hiperbórea-Thule en el Ártico, etc… La destrucción de la Atlántida duró un sólo día. Una gran ola, o tsunami, recorrió todo el Atlántico en unas 24 horas, producida por un terremoto en la zona de Cabo Verde, África, donde un desplome súbito de tierras ocasionó un tsunami mundial. Y eso volverá a pasar durante la primera mitad del siglo XXI, seguido de una era de de frío y otras muchas catástrofes, de fuego, tierra, agua y aire, así como una nueva Era. No son palabras de Platón, sino de Matías de Stefano. Los escépticos dirán es un loco. El arqueólogo Colin Rivas, experto mundial en la Atlántida, dudó de Matías al principio. Pero reconoce que acierta a todas sus respuestas.  Matías dice que se producirá un cambio climático con un gran maremoto o algo similar a lo que pasó en la Atlántida, una glaciación y una crisis global subsiguiente. Añade que viviremos 100 años de transición para formar una nueva era con un gobierno mundial dirigido por los más sabios. Afirma que el euskera proviene de la Atlántida y que se formó después de la catástrofe de hace unos 12.000 años, y que se encuentran restos de este continente en todo el Atlántico y cerca de Cabo Verde. También afirma que las corridas de toros provienen de la Atlántida Mediterránea. Se han descubierto unos cráneos muy grandes en Ica, Perú, muy similares a los dibujados por Matías. Estos cráneos indicarían que tenían el cerebro muy grande. No muy lejos de estos cráneos están las misteriosas Líneas de Nazca, que sólo se podían ver desde el cielo. El concepto de niño índigo es utilizado para referirse a niños que representarían un estado superior de la evolución humana. Quienes defienden esta hipótesis señalan dicha evolución como un avance espiritual, ético y mental, sin atender a la definición que diera el científico Charles Darwin de selección por supervivencia diferencial.

Imagen 9
Imagen 9

El psíquico estadounidense Edgar Cayce afirmaba que la habilidad de visualizar el aura se debilita con la edad. Algunos defensores de la parapsicología sostienen que el aura está dividida en siete estratos relacionados directamente con los siete chakras, y que cada uno de esos estratos puede tener uno de los once colores del aura. En otras ocasiones se ha afirmado que el ver auras pueda ser una experiencia sinestésica, donde se relacionan colores con la personalidad. Según sea la corriente a que se adhieran los creyentes en la Nueva Era, así serán los atributos y la naturaleza que se describe de los «niños índigo». Hay quienes sostienen que estos niños poseerían habilidades paranormales, tales como la telepatía o la capacidad de leer la mente, mientras que los más moderados afirman que lo que diferencia a un niño índigo de uno normal son rasgos más convencionales, como una mayor capacidad de empatía o una creatividad incrementada. El adjetivo índigo, referido al color, surge de la creencia de que estos niños tendrían un aura de ese tono de azul. Añil o índigo es la denominación tradicional de las variedades muy oscuras y profundas del color azul.  En el ámbito de la parapsicología, el aura se concibe como un campo energético de radiación luminosa multicolor que rodearía a las personas o a los objetos como un halo y que sería invisible para la gran mayoría de los seres humanos. Originariamente, el añil o índigo era un colorante de uso predominantemente textil cuyo color, por extensión, se denominaba también así. Esta coloración comenzó a ser considerada parte del espectro de luz visible, y por lo tanto del arco iris, cuando Isaac Newton dio la denominación de color «índigo» a la franja azul oscura del espectro. En el último tercio del siglo XX se crearon escuelas para la formación de estos niños de aura azulada que debían liderar el cambio a la Era de Acuario. La Era de Acuario es una de las doce eras astrológicas o zodiacales, definidas por el concepto de «gran año» o «ciclo equinoccial», determinado por el fenómeno astronómico de la precesión de los equinoccios, conocido también como «año platónico». El punto en el que el Sol pasa del hemisferio sur al norte, punto vernal, cosa que ocurre hacia el 21 de marzo, varía gradualmente respecto a la constelación del zodíaco que tiene como fondo, a causa de la precesión de los equinoccios, formándose así doce periodos que se pueden asociar con los doce signos del zodiaco. Las ideas acerca de las eras astrológicas, entre las que se encontraría la nueva Era de Acuario, no se las considera pertenecientes al campo de la astronomía, sino del ocultismo, la teosofía y astrología.

Según los cálculos de diferentes astrólogos, las fechas más probables para entrar en la Era de Acuario seguramente fue a mediados del siglo XX. Según Samael Aun Weor el 4 de febrero de 1962, y según Serge Raynaud de la Ferrière en el año 1948. En 1929, la Unión Astronómica Internacional clasificó y definió los límites de 88 constelaciones. Si calculásemos el inicio de la Era de Acuario en base en estos límites, la frontera entre Piscis y Acuario situaría la Era de Acuario alrededor del siglo XXII. Personajes como Rudolf Steiner, Paul Le Cour, Guy Ballard o Max Heindel fueron de los primeros en dar forma al concepto de Era de Acuario. El supuesto cráneo de un niño de las estrellas es un cráneo que algunos argumentan pertenece a una criatura extraterrestre, o un híbrido humano-extraterrestre. Los partidarios de dicha postura esgrimen un estudio de su ADN que descartaría su parentesco con la raza humana. Fue descubierto en Chihuahua, México. Al parecer, hace unos sesenta y cinco años, una adolescente estadounidense encontró en una cueva cercana a un poblado rural de la región de las conocidas como Barrancas del Cobre, al sur del estado mexicano de Chihuahua, dos esqueletos completos enterrados en el túnel de una mina. Esa misma noche los dejó fuera de su tienda de campaña, pero una tormenta se llevó los esqueletos y curiosamente al día siguiente sólo aparecieron los cráneos. La joven volvió a su casa de El Paso y guardó estos cráneos. Según el análisis efectuado de carbono 14, los cráneos tendrían una antigüedad de unos 900 años. Tras su muerte, fueron entregados al matrimonio estadounidense formado por Ray y Melanie Young. Melanie, enfermera de cuidados neonatales, aseguró que no se trataba de ningún tipo de malformación humana, por lo que decidieron cederlo para su evaluación científica. El cráneo pasó a manos de los investigadores estadounidenses Lloyd Pye y Mark Bean, quienes, con la colaboración de las empresas especializadas en genética, como Trace Genetics y el Instituto Royal Holloway de Londres, más el apoyo del genetista Kem Paid y de varios especialistas en bioquímica, neurociencia y craneofisiología, llegaron a determinar que existe una posibilidad cercana al 90% de que el cráneo extraño fuera de un ser híbrido de madre humana y padre de una raza no conocida. El director del equipo de investigadores, Lloyd Pye, llegó a afirmar que la existencia de seres extraterrestres en nuestro planeta podría quedar demostrada gracias a este descubrimiento. El Cráneo del Niño de las Estrellas, atribuido a un niño de cinco años, muestra una serie de alteraciones que no parecen propias de un ser humano. Su morfología es muy extraña, con un abultamiento a cada lado de los ojos y con una parte posterior alargada y aplastada. Además, las cuencas oculares son muy superficiales, por lo que se supone que la criatura carecía de movilidad en los ojos. Por otra parte, el agujero de la base del cráneo que lo une con la columna vertebral (foramen magnum) se encuentra adelantado, casi en el centro de la base.

Imagen 10
Imagen 10

En cuanto al origen híbrido de este niño, los indígenas que habitan la zona donde se encontró su cráneo cuentan una antigua leyenda sobre los llamados “niños de las estrellas”. Según estos relatos unos seres procedentes de las estrellas dejaron embarazadas a varias mujeres que vivían en las aldeas más aisladas de la región. Después de dar a luz a estos “niños de las estrellas”, ellas los criaban durante varios años, hasta que sus padres regresaban del cielo para llevárselos. Este caso plantea varias dudas, ¿se trata de un verdadero híbrido extraterrestre-humano o un simple niño con malformaciones craneales? Existe la posibilidad de que pueda tratarse de un antiguo programa secreto de reproducción alienígena, como relatan miles de personas que han sido abducidas. Estas personas cuentan que en algunos casos extraen su esperma de hombres. En otros muchos casos se trata de mujeres que quedan embarazadas y al poco tiempo de la gestación el feto ha desaparecido de sus vientres. En el 2003 se le realizaron pruebas de ADN y los resultados fueron que los dos cráneos no están relacionados genéticamente. También resultó desconocido el gen del padre. Lo que es evidente es que la ciencia ofician todavía no ha podido dar respuesta al verdadero origen de este cráneo. Ello hace que las leyendas de los indígenas cobren fuerza. Las posibles explicaciones del origen de los dos cráneos van desde la creencia de que los restos encontrados correspondieran a una madre que intentó evitar que le arrebatasen a su hijo híbrido, descendiente humano y extraterrestre, hasta la posibilidad de que se tratase de un adulto y un infante exiliados de su comunidad por las malformaciones físicas del menor. Otras explicaciones médicas señalan un posible caso de progeria, una enfermedad genética de la infancia extremadamente rara, que presenta envejecimiento brusco y prematuro en niños entre su primer y segundo año de vida. Esta rara afección afecta a uno de cada 7 millones de recién nacidos vivos. No se ha evidenciado preferencia por ningún sexo en particular, pero se han comunicado muchos más pacientes de etnia blanca, que alcanza el 97% de los pacientes afectados. Volviendo al tema de los cráneos, no son dos, como se creía, sino tres los seres implicados en la concepción del niño de las estrellas. Según Pye: «hemos podido averiguar que hay una parte del niño que es humana, por el lado materno, y dos partes más que no lo son y proceden de dos seres distintos».  Y Pye añade: “Hace 900 años, fecha de la que data el cráneo en cuestión, al menos un alienígena vino a la tierra e introdujo en una mujer esperma extraterrestre. Pero no pudieron copular, porque no tienen los mismos órganos genitales, así que lo más probable es que se concibiera mediante ingeniería genética“.

El científico norteamericano Brien Foerster ha investigado varias antiguas culturas de Perú y Bolivia y cree que hace más de 10.000 años existió una civilización con avanzados conocimientos tecnológicos que construyó varios de los monumentos megalíticos que encontramos en el Valle Sagrado de los Incas, en Cuzco, en Puma Punku y en Tiahuanaco (Bolivia). Brien Foerster es un reconocido autor e investigador norteamericano que ha dedicado los últimos años a investigar la conexión entre los monumentos megalíticos del altiplano sudamericano, especialmente Perú y Bolivia, así como los cráneos alargados que se encuentran en algunas culturas del antiguo Perú. Entre sus libros más importantes, se encuentran “El enigma de Tiahuanaco y Puma Punku”, “Más allá de Macchu Picchu, otros monumentos megalíticos del antiguo Perú” y “El enigma de la deformación craneal”, este último en coautoría con el investigador de culturas antiguas David Hatcher Childress. Las tribus de la zona estiraban los cráneos, haciéndolos más largos. Pero su capacidad cerebral no variaba. Estos cráneos, presentan un 25% más de volumen que el común humano. Brien Foerster comenta lo siguiente: “La mayoría de los cráneos alargados son producto de deformaciones. Es decir, a los bebes se les alteraba la forma del cráneo para que obtuvieran esa apariencia craneal alargada. Sin embargo, hemos encontrado otros cráneos cuya capacidad craneal, es decir el volumen interno del cráneo, es 25% más grande que el volumen interno del cráneo de un humano promedio. Es decir, se puede alterar la forma del cráneo pero no se puede incrementar la capacidad craneal“. Un cráneo alargado de un habitante del antiguo Perú presenta extrañamente solo dos placas craneales. En otro cráneo alargado pueden verse dos extraños orificios encontrados en la parte de atrás. Estos pequeños orificios no existen en un cráneo humano. Según Foerster: “De alguna manera, ¿Puma Punku habría sido entonces una especie de fábrica construida por extraterrestres con un propósito que aún desconocemos?“. Probablemente el propósito fue procesar oro y otros minerales. Cerca a la región en la que se encuentra Puma Punku hay muchos minerales como oro, plata y cobre. Además, parece que, en el pasado, un rio fue desviado hacia la zona de Tiahuanaco y Puma Punku. Y justamente para procesar este tipo de metales se necesita agua. Tal vez unos antiguos seres procesaron minerales en este lugar y cuando dejaron de usarlo se fueron y lo abandonaron. Luego otras culturas ocuparon el área.  Las teorías de Brien Foerster han sido presentadas en varios capítulos de la serie “Alienígenas Ancestrales”, específicamente: en el episodio 22 de la serie titulado “Alienígenas y antiguos ingenieros” en el que Brien explica su hipótesis sobre los verdaderos constructores del muro de piedra del Templo del Sol en Ollantaytambo; y en el episodio 38 titulado “Los misterios de Puma Punku” en el que

Tu opinión es importante, compartela. El autor del blog se reserva el derecho a no publicar o borrar aquel comentario que incumplan las normas basicas de respeto o sea sospechoso de spam. Asimismo, el autor del blog no se responsabiliza de los comentarios vertidos por los lectores en los comentarios. En caso de existir alguna queja con algún comentario publicado, hazmelo saber via mail,el comentario se revisará y se solucionará tu petición.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
A %d blogueros les gusta esto: