La Comisión Europea argumenta la denegación a los documentos del TTIP por ser un bien superior al derecho al información para la UE

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on TumblrShare on VKShare on LinkedInEmail this to someone
Vota este post:

Visto en: El mundo de los locos

Publicado el de

En el día de ayer envié las observaciones a los argumentos repetidos por parte de la Comisión Europea para denegar el acceso a los documentos originales del TTIP.
Estas observaciones son las últimas antes de el Dictamen Final de la Defensora del Pueblo Europeo Emily O’Reilly, que por lo que se desprende del texto no parece muy favorable a atender los argumentos que hemos presentado de manera sólida y pormenorizada.Encualquier caso y suceda lo que suceda, desde Economía Ciudadana continuaremos en la lucha por la defensa del derecho a la información en las NEGOCIACIONES internacionales de comercio y en cualquier otro campo, además de  por la obligación de las instituciones europeas a ser transparentes.Y continuaremos con firmeza en la lucha contra la aprobación del TTIP, un tratado que hiere de muerte a la Democracia y disuelve los derechos de loa ciudadanos.

A continuación os dejo el texto con las argumentaciones expuestas ante la Defensora del Pueblo Europeo frente a las nuevas observaciones expuestas por la Comisión Europea y la perla de la Comisión Europea invocando el bien superior de la UE, frente al derecho a la información de los ciudadanos.

Me pregunto ¿la Unión Europea esta compuesta por lavadoras o por personas para tener que la osadía de invocar un bien superior?

Observaciones presentadas para reforzar los argumentos para acceder a los documentos del TTIP reclamado en el proceso ante la Defensora del Pueblo Europeo 1770/2014/PL y refutando los argumentos reiterativos y Ad Hoc de la Comisión Europea.
Estimado Sr Lambros Papadias Jefe de la Unidad de Reclamaciones e Investigaciones 3 y Sra Emily O’Reilly Defensora del Pueblo Europeo:
De acuerdo con la carta envida por ustedes con fecha 1 de abril del 2015 vía email y en el que se incluían el documento anexo con los comentarios de la Comisión Europea a la reclamación por mala administración presentada por mi parte y con número 1770/2014/PL, paso a presentar las siguientes observaciones que ponen en tela de juicio la argumentación de la Comisión Europea y añaden nuevos argumentos a la hora de tratar la documentación del TTIP y el acceso pública a la misma en coherencia con el principio de transparencia que debiera ser el eje de las relaciones entre la Comisión y los ciudadanos Europeos.
Primera Observación
Empezaré por lo poco relevante como es el reconocimiento de mala administración por parte de la Comisión en el cumplimiento de los plazos de respuesta a mi reclamación Gestdem 2014/3586 en la solicitud confirmatoria.
Este retraso no fue más que una mera táctica dilatoria utilizada por la Comisión con el fin de desmotivar la petición de acceso a los documentos del TTIP y que sin lugar a duda representa un acto de mala administración, pero más relevante y sintomático de los actos de mala administración que de forma continuada realiza la Comisión es el incumplimiento del plazo fijado por la propia oficina de la Defensora del Pueblo y cuyas fechas límites fueron el 31 de enero y el 28 de febrero de 2015, teniendo a bien responder la Comisión dentro del plazo limite tercero y que terminaba el 31 de marzo.
En mi condición de ciudadano me resulta preocupante la falta de consideración por parte de la Comisión Europea hacia un organismo que defiende a los ciudadanos europeos como es la Oficina de la Defensora del Pueblo Europeo incumpliendo los plazos para presentar observaciones en un procedimiento de dicha Oficina de manera sistemática y argumentando una supuesta imposibilidad de responder para luego enviar 3 páginas con una argumentación que no aporta ninguna novedad y que se enroca en posición monolítica impidiendo el acceso a los documentos pedidos del TTIP.
Incumplir los plazos dados por la Oficina de la Defensora del Pueblo y alargar el procedimiento en 100 días para tres páginas, me parece un claro ejemplo de mala administración por parte de la Comisión y que me afecta a mi reclamación y a la correcta gestión definida por el Reglamento 1049/2001 que tanto utiliza la Comisión para denegar el acceso a documentos originales del TTIP.
Segunda Observación
Sobre la alegación de que la Comisión no tuvo en CUENTA la reciente sentencia del Tribunal de Justicia en el asunto C-350/12 P y que mantiene en sus observaciones que si la tuvo presente y que la interpretación de la Comisión de la sentencia es la correcta y que la mía sólo es un mero punto de vista diferente.
Lo primero que me llama la atención sobre las observaciones de la Comisión en este punto y en el de la aplicación de las excepciones del artículo 4 del Reglamento 1049/2001 es que incide en el número de páginas escritas, en este caso siete, como parte de su extensa y pormenorizada argumentación en el escrito Confirmatorio.
Parece que el número es algo que añade validez a los argumentos ya que los miembros de la Oficina de la Defensora del Pueblo Europeo también consideran y cito literalmente “ la respuesta confirmatoria de la Comisión incluía un razonamiento sólido y pormenorizado”
No discutiendo que quizás se pueda un razonamiento sólido en cinco páginas, que no siete ya que entre la presentación y la explicación de como recurrir la decisión de la Comisión se pierden dos páginas, la referencia de respuesta pormenorizada parece moverse en de los usados por mi parte o por parte del Tribunal Europeo de Justicia.
En el caso del Tribunal General T-529/09, la sentencia esta conformada por dieciocho páginas y dividida en 127 puntos; en el caso del Tribunal Europeo de Justicia C-350/12 P, 25 páginas y 116 puntos.
En cuanto a mi recurso contra la denegación de acceso a los documentos del TTIP que pedí a la Comisión. Consta de ocho páginas.
Entrando en que la Comisión tuvo presente la la Sentencia de casación del Tribunal Europeo de Justicia C-350/12 P no puedo más que sorprenderme ante esta afirmación, porque un párrafo de ocho lineas y media y tres notas a pie de página suponen una sólida y pormenorizada argumentación, sinceramente creo que todos estamos perdiendo el tiempo, o los criterios que se aplican son poco rigurosos.
La argumentación de la Comisión tan sólo trata la sentencia de casación C-350/12 P de soslayo y su base jurídica fuerte se estructura alrededor de la Sentencia del Tribunal General, de menor rango que el Tribunal Europeo de Justicia T-301/10, de 19 de marzo de 2013 y cuya interpretación queda desfasada al CORRESPONDER dicha interpretación del Reglamento 1049/2001 a una instancia superior que interpreta dicho reglamento en la casación.
Es importante remarcar, que el asunto C-350/12 P no entra en los contenidos concretos, sino en como interpretar el uso del Reglamento 1049/2001 en la excepción del artículo 4, apartado 1, letra a), tercer guion (protección de las relaciones internacionales).
Creo que mi argumentación jurídica en base al asunto C-350/12 P es correcta o al menos se acerca más al espíritu de la sentencia que la de la Comisión, ya que esta, la Comisión y el Consejo quienes presentan Recurso de Casación a la sentencia del Tribunal General T-529/09 y como consecuencia de ellos se les condena a las costas del procedimiento.
Es un hecho evidente, que la Comisión se niega a aceptar la interpretación del Tribunal Europeo de Justicia provocando un conflicto entre ambas instituciones, cuando la Ley Obliga a la Comisión a aceptar la interpretación del Reglamento 1049/2001 del Tribunal Europeo.
Tampoco quiero dejar de analizar el párrafo utilizado del asunto C-350/12 P por la Comisión. En dicho párrafo quisiera remarcar “amplio margen” y “denegar el acceso a las partes del documento…
Es claro que cuando habla de “amplio margen” de las instituciones a la hora de aplicar el reglamento 1049/2001 no dice “TODO”, situación en la que se encuentra los documentos del TTIP, ya que ni hemos podido acceder y por lo tanto desconocemos el contendió del 99,999% de dichos documentos.
Tan sólo hay dos documentos originales de la NEGOCIACIÓN, el primero fechado en junio de 2013 y con calificación de EU Restricted y el segundo el publicado después de la octava ronda y que estaba marcado con EU Limited. Desde luego, esto no tiene nada que ver con la palabra “amplio”.
Es curioso como la Comisión interpreta “amplio” como negar el acceso a todos los documentos originales del TTIP bajo la excepción del artículo 4 del Reglamento 1049/2001, mientras que obvia la única vez que dicho Reglamento utiliza la palabra “amplio” en el artículo 1, letra a) donde dice y cito literalmente:” definir los principios, condiciones y límites, por motivos de interés público o privado, por los que se rige el derecho de acceso a los documentos del Parlamento Europeo, del Consejo y de la Comisión (en lo sucesivo denominadas «las instituciones») al que se refiere el artículo 255 del Tratado CE, de modo que se garantice el acceso más amplio posible a los documentos;”
Esta formula del reglamento parece compatible con la Carta de los Derechos de los Ciudadanos Europeos que en su artículo 11 “ la libertad de recibir o de comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber injerencia de autoridades públicas” y por lo tanto opuesta a la interpretación de “amplio” que hace la Comisión Europea.
Sobre la segunda frase, “denegar el acceso a las partes del documento…” el Tribunal, lo que reconoce es que incluso en aquellos documentos que según la Comisión están afectados en su totalidad por la excepción del artículo 4, apartado 1, letra a), tercer guion (protección de las relaciones internacionales) del Reglamento 1049/2001, hay partes de los mismo que no están afectadas por dicha excepción y que por lo tanto quienes lo soliciten tendrán acceso parcial a dichos documentos.
En realidad la interpretación del Tribunal es la opuesta a la Comisión, ya que la obliga a permitir el acceso parcial al documento aunque la Comisión había argumentado el acceso total al documento.
Parece norma de la Comisión interpretar a su favor incluso las sentencias que le son desfavorables, por lo que en este caso estaría de acuerdo en que la interpretación del caso C-350/12 P por mi parte, difiere substancialmente de la suya. Esto me lleva a pensar que la Comisión tan sólo cederá cuando se vea obligada por los tribunales a permitir el acceso a los documentos del TTIP en ves de buscar una solución razonable a través del dialogo.
Tercera Observación
Es la referida a que la Comisión no justificó suficientemente la aplicación de las excepciones previstas en el Reglamento nº 1049/2001 y que niega. La primera argumentación sólida utilizada por la Comisión para justificar que su respuesta fue detallada es el haber escrito cinco hojas. Ya he hecho referencia a este asunto anteriormente por lo que no voy a repetir lo poco sólido del argumento del número de hojas.
En cuanto al uso que según la Comisión hace “en sentido estricto” del Reglamento 1049/2001 y del artículo 4 afirma que “no considera necesario reiterar aquí el razonamiento detallado establecido en su Decisión confirmatoria.” Por mi parte si que tengo que realizar nuevas observaciones sobre esta forma unilateral de interpretación.
La Comisión mantiene que la protección de los documentos originales de las negociaciones del TTIP queda bajo el paraguas del artículo 4, apartado 1, letra a), tercer guion, de tal manera que el 99,99% de los documentos generados en dicha NEGOCIACIÓNquedan fuera del alcance de los ciudadanos europeos.
Esta interpretación “estricta” de la Comisión Europea choca directamente con el principio de transparencia y de acceso a la información que poseen los ciudadanos de la Unión Europea y por lo tanto la denegación de dicho acceso, aunque fuera a un sólo documento sin una argumentación sólida supone poner en tela de juicio el principio de transparencia en sí mismo, no habiendo interés superior al mismo.
Para poner en tela de juicio la validez de los argumentos de la Comisión, voy a analizar los documentos en sí mismos, sin entrar en los contenidos.
Antes de entrar en los documentos, es necesario subrayar que como dice el Tribunal Europeo de Justicia en el asunto C-350/12 P en su punto 76 “cuando el Consejo actúa en su condición de legislador. Ahora bien, la iniciativa y el desarrollo de las negociaciones para celebrar un acuerdo internacional CORRESPONDEN, en principio, al ámbito ejecutivo. No obstante, el Tribunal General añadió también que no cabe excluir la aplicación del principio de transparencia del proceso de toma de decisiones de la Unión en lo que atañe a la acción internacional, en particular cuando una decisión por la que se autorice la apertura de negociaciones tiene por objeto un acuerdo internacional que pueda tener consecuencias en un ámbito de la actividad legislativa de la Unión, como el acuerdo previsto relativo, esencialmente, al ámbito del tratamiento e intercambio de datos en el marco de la cooperación policial, que puede afectar también a la protección de datos personales”
Recuerdo que el TTIP es considerado un Tratado mixto por afectar a no sólo a la legislación de la Unión Europea, sino a la de cada uno de los Estados y por lo tanto la transparencia se convierte en un elemento esencial intrínsecamente unido a la legitimidad del mismo. No es suficiente que un documento forme parte de una NEGOCIACIÓN internacional, ya que de otro modo y como dice el Tribunal “el interés público relativo a la transparencia del proceso de toma de decisiones se vería vacío de contenido si sólo se considerara una vez finalizado tal proceso, como propone la Comisión.”
Es necesario incidir que la transparencia y la legitimidad democrática van unidas cuando nos referimos a actos legislativos y por lo tanto la frase la utilizada en las observaciones de la Comisión que dice y cito literalmente: “ la Comisión debe determinar qué pesa más, si el interés del público en ser informado o el interés público de conseguir un acuerdo comercial completo que beneficie a la Unión Europea” no parece apropiada en una democracia consolidada como podemos considerar a la de los países miembros de la Unión Europea.
Este tipo de frases parecen más propias de la primera mitad del siglo XX y generaron ya suficiente dolor.
Desde mi ignorancia, la Comisión Europea no puede, ni está legitimada por ningún “derecho natural” a decidir en nombre de la Unión Europea, puesto que el único órgano que puede hacerlo es el Parlamento Europeo, que representa a los ciudadanos europeos. La Unión Europea no existiría si no hubiera ciudadanos por mucho que se intente reducir a los ciudadanos a meros consumidores.
Creo que la frase anterior, cuando menos se puede considerar desafortunada y deber´´ia ser rectificada por parte de la Comisión Europea.
Ahora si que voy a realizar algunas observaciones sobre los documentos sobre los que se ha pedido el acceso independientemente de su contenido y de como bajo el uso injustificado del artículo 4, apartado 1, letra a), tercer guion, se niega un acceso o total o parcial a los mismos.
Cuando se me envío la lista de documentos que supuesta,mente conforman los cinco apartados que solicité, en la tercera columna del lado derecho se puede ver que están clasificados como Públicos, EU Limited y EU Restricted.
El 3,8 y 22 son de dominio público; el 1,2,4,5,6, 10,11,12,13,14,15,17,18,20 y 21, un total de quince documentos se clasifican como EU Limited; el 7,9, 16,18 y 19, un total de cinco documentos, se clasifican como EU Restricted. Esta forma de clasificar lo primero que nos indica es que sobre ellos se aplica algún tipo de normativa sobre elementos confidenciales y que por lo tanto, estarían protegidos por la misma.
El propio lenguaje de la Comisión a la hora de referirse a los niveles de clasificación nos incitan a creer que será imposible acceder a dichos documentos por su carácter secreto, pero desde mi punto de vista y tal y como entiendo las normas que rigen los documentos confidenciales dentro de la Unión Europea, esta no limita tanto como nos quieren hacer entender por parte de la Comisión el acceso a documentos con limitaciones de seguridad.
Dentro de la Unión Europea existen dos grandes grupos de documentos, los clasificados y los no clasificados y comenzaré argumentando sobre los no clasificados.
El grupo de documentos no clasificados se divide en dos, los públicos y los marcados con EU Limited. Los públicos, son accesibles a cualquier ciudadanos de la Unión Europea sin limitación alguna y los EU Limited son marcados como de acceso limitado a las personas o entidades que se enumeran en el propio documento.
Los documentos de acceso limitado deben incluir la fecha de su previsible desclasificación y quienes son las personas o instituciones que tiene acceso a dichos documentos, información que no se ha proporcionado en el listado de documentos enviados por la Comisión y que ya muestra una ocultación innecesaria de información.
Los documentos EU Limited son considerados que forman parte del nivel de riesgo moderado y por lo tanto sólo supone un impacto del conocimiento de la información a nivel interno de la Comisión y sin ningún impacto fuera de la misma.
A su vez la definición de Limited de la propia Comisión establece que si bien el filtrado de esta información podría ser perjudicial, no es lo suficientemente grave como tener que ser clasificado y quedar bajo la normativa ICUE.
En cuanto a la protección de los documentos EU Limited se podría considerar como muy baja ya y contempla medidas como ser guardada cuando no la usemos en una armario de oficina normal con llave, cerrar la puerta (no necesariamente con llave o pestillo), cerrar las cortinas, poner un letrero de “No pasar” (opcional), si aparece una persona no autorizada, tapar con la mano el documento o darle la vuelta.
En cuanto a la distribución de documentos EU Limited puede hacerse a través de servicios postales o servicios de mensajería comercial, siempre que apliquen medidas adecuadas de protección.
Como se puede ver, los documentos EU Limited contienen información con baja relevancia y que se marca (no clasifica ICUE) en función del contenido con mas alto nivel de seguridad.
También es importante señalar que en el documento que la Comisión me envío anexando los títulos de los documentos requeridos, en la última columna de la derecha establece que documentos son publicables (releasable) y marca con “NO” todos los documentos EU Limited.
La propia Unión Europea considera que que los documentos publicabless o que se pueden desclasificar y que sean públicos son los EU Limited y EU Restricted, por lo tanto, debería haberse precisado determinando la fecha para ser desclasificados, conviertiendose en públicos, determinar el hecho puntual hace caducar y desclasifica el documento o la fecha en que será revisada su/clasificación. Sin estos datos, se provoca una lectura incorrecta de la tabla anexada que me provocó confusión a la hora de evaluar la información y que podría ser una maniobra de ocultación y obstrucción a la información de forma deliberada de datos esenciales, considerándose un Acto de Mala Administración por parte de la Comisión Europea.
Para concluir con el apartado referido a los documentos requeridos por mi parte con el marcado EU Limited que son
  • documentos con el más bajo nivel de seguridad dentro de la UE y por lo tanto no quedan bajo las normas ICUE.
  • Que son documentos No Clasificados por contener información que sólo afecta al funcionamiento de la Comisión y carecer de impacto en el exterior de la misma por lo que no parece que su desmarcado tenga transcendencia alguna al hacerse públicos.
  • Si bien la forma escrita utilizada por la Comisión al referirse a los documentos EU Limited puede crear una confusión a la hora de avaluar la trascendencia de la información que contienen y hacerme pensar que eran documentos clasificados, esto no es así y la información marcada que contienen caduca en un tiempo límite o cuando el acto que provocó el marcado termina y deja de tener la relevancia relativa que se le asignó.
  • El uso y medidas de seguridad que se aplican a los documentos EU Limited nos indican el bajo nivel de seguridad a aplicar en los mismo y por lo tanto deberían ser publicarles o públicos en su totalidad o en caso de argumentación en contra fundada, debería establecerse una fecha aproximada para su desmarcación y acceso público a dichos documentos.
  • En el caso que algún documento aún mantenga vigente el contenido que provocó su marcado, el resto del documento, censurada debidamente esa parte, tendría que ser accesible tan y como marca la sentencia del Tribunal Europeo de Justicia C-350/12 P.
  • No es justificable bajo ninguna argumentación para la denegación de acceso total o al menos parcial a los documentos EU Limited excepto que la Comisión pretenda ocultar, obstruir o impedir el debate público con el fin de vaciando de contenido el proceso de decisiones de la necesaria participación de los ciudadanos europeos y protegido por la Carta de los Derechos de los Ciudadanos Europeos que en su artículo 11, sino por el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos refrendado por la Unión Europea y que en su artículo 25 dice: “Todos los ciudadanos gozarán, sin ninguna de la distinciones mencionadas en el artículo 2, y sin restricciones indebidas, de los siguientes derechos y oportunidades:
    a) Participar en la dirección de los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes libremente elegidos;”
    Esta obstrucción burocrática de la Comisión impide mi participación directa en el asunto público del TTIP y suprime el claro interés público relativo a la transparencia en la toma de decisiones ya sea en este caso por mi parte como ciudadano individual, como por el conjunto de la ciudadanía europea.
Antes de entrar en los documentos EU Restricted, una observación relevante sobre el documento con el número 19 de la lista de la Comisión y que en la lista de la inspección de la Defensora del Pueblo aparece con el número 20.
En ambos casos se anota con el marcado “Federal Level”, anotación que me provoca enormes duda en referencia a su calificación como “EU Restricted”.
En Estados Unidos sólo se clasifican los documentos en tres niveles, Confidencial, Sercreto y Top Secret, mientras que en la UE son cuatro niveles por lo que no existe una equivalencia respecto al nivel EU Restricted, de hecho estaría casi seguro que la referencia “Federal Level” se refiere a los documento No Clasificados, Sensitive But Unclassified” (SBU) marcado por el Controlled Unclassified Information (CUI) y que además se les asigna un limite de prescripción, que al cumplirse se hacen públicos.
Si lo que planteo es así, a dicho documento no le CORRESPONDERÍA la clasificación EU Restricted ICUE, sino EU Limited que se aplica a los documento no clasificado de la Unión Europea, por lo que habría un error a la hora de establecer lo que debiera ser un marcado y no un clasificado que podría suponer una nueva acción de Mala Administración por parte de la Comisión Europea.
Ahora si que entraré a realizar observaciones sobre los documentos a los que se me ha negado el acceso de manera sistemática EU Restricted.
A diferencia de los documentos EU Limited, los EU Restricted si que se rigen bajo las normas ICUE, pero en dentro de los cuatro grados de confidencialidad que distingue ICUE, EU Restricted, sería el grado más bajo.
Los documentos EU Restricted se definen en la DECISIÓN DEL CONSEJO de 23 de septiembre de 2013 sobre las normas de seguridad para la protección de la información clasificada de la UE (2013/488/UE) artículo 2 letra d) como: información y material cuya revelación no autorizada pueda resultar desfavorable para los intereses de la Unión o de uno o varios Estados miembros.
Quisiera destacar la palabra “desfavorable” frente a la usada en EU Confidencial que sería el nivel superior que utiliza “perjuicio”, EU Secret “perjuicio grave y en EU TOP Secret “ perjuicio excepcionalmente grave”.
Es evidente que al clasificar una información EU Restricted se considera “desfavorable” la pérdida o filtración de un documento tan sólo se refiere a que dicho documento tan sólo contiene elementos o un sólo elemento con bajo impacto dentro de los niveles de seguridad ICUE.
Los documentos EU Restricted se clasifican de acuerdo con el grado más alto de uno de sus componentes, por lo que puede haber elementos en el documento que no hubieran sido clasificados como EU Restricted sino llega a ser por ese elemento en concreto.
Las medidas de seguridad si bien son más altas que en el caso de EU Limited, tampoco nos indican que la información contenida sea esencial para la UE. Al igual que EU Limited la documentación EU Restricted puede ser sacada de la sala de lectura por personal habilitado.
Las medidas de seguridad en cuanto a su almacenamiento en el exterior de la sala se limitan a que debe ser guardada en un mueble con llave y de acero, no en un contenedor bajo norma ICUE.
Al igual que EU Limited, se deben cerrar las cortinas, dar vuelta al documento o taparlo cuando una tercera persona no autorizada este cerca del mismo y cerrar la puerta. Unas medidas que por si mismas indican la baja relevancia del material contenido en los documentos clasificados como EU Restricted.
La clasificación EU Restricted también es susceptible de hacerse pública una vez vencido el plazo indicado en el documento o vencido el evento concreto que llevo al documento a ser clasificado como EU Restricted.
No quiero repetir argumentos ya usados en el apartado EU Limited y que son en su mayoría aplicables a los documentos EU Restricted, por lo que me remite a estos.
Conclusiones sobre los documentos EU Restricted del TTIP a los que se me ha negado el acceso total o parcial.
  • No parece razonable pensar que unos documentos con unas medidas tan bajas de seguridad y un con el nivel más bajo de seguridad ICUE puedan contener elementos esenciales o líneas fundamentales sobre la negociación del TTIP que puedan provocar una situación de desventaja a los NEGOCIADORES europeos respecto a sus homólogos norteamericanos.
    Sin necesidad de poseer dotes especiales para la adivinación, esos elementos esenciales que lógicamente intenta preservar la Comisión estén clasificados como EU Confidential.
  • Parece difícil admitir tras el análisis de los posibles contenidos de estos documentos que todo su contenido, ni todos ellos queden bajo la normativa ICUE, por lo que un análisis pormenorizado de los mismos y bajo los criterios legislados por la propia UE, mostraran que algunos documentos podrían ser desclasificado íntegramente y a otros se podría tener un acceso parcial.
  • La negación reiterada a acceder a los documentos del TTIP por parte de la Comisión Europea me lleva de nuevo a repetir que a mi modo de entender lo que se pretende es evitar por cualquier medio poder conocer y ejercer el derecho de participar en las decisiones de la política pública a los ciudadanos europeos bajo el paraguas vacío de contenido del el artículo 4, apartado 1, letra a), tercer guion, del Reglamento 1049/2001.
Cuarta observación
En referencia a la negativa por parte de la Comisión de negar el acceso a los documentos que están en su poder de la parte norteamericana resaltar que mientras el Reglamento 1049/2001 es la base constante de la argumentación de la Comisión Europea, en este caso parecen no olvidarse del artículo 2 apartado 3 que de manera clara describe el ámbito de aplicación de dicho Reglamento y que cito literalmente: “El presente Reglamento será de aplicación a todos los documentos que obren en poder de una institución; es decir, los documentos por ella elaborados o recibidos y que estén en su posesión, en todos los ámbitos de actividad de la Unión Europea.”
Recalco las palabras “ documentos por ella elaborados o recibidos y que estén en su posesión, en todos los ámbitos de actividad de la Unión Europea” y que la sentencia de casación del Tribunal Europeo de Justicia C-350/12 P clarifica y ratifica que se les aplicará el mismo tratamiento a la hora de desclasificarlo o desmarcarlos que los propios documentos de la Unión Europea.
Recordar que aunque las relaciones entre la UE y US sean excelentes, las leyes que rigen son las de la UE y no la legislación extrajera. Me atrevo a recordarles que US espío al más alto nivel a la UE sin preocuparse demasiado por elementos confidenciales a los que estaba accediendo y que estaban protegidos por medidas más seguras que taparlos con la mano.
No creo necesario argumentar más en esta observación por haberlo hecho con anteriormente y el propio Tribunal Europeo argumenta e interpreta de la única manera que por ley debe entenderse.
Observación dirigida a la Oficina del Defensor del Pueblo Europeo
Aprovechando este escrito me veo en la necesidad de realizar alguna observación a la propia Oficina de la Defensora del Pueblo Europeo por dos frases que se incluyen en el documento que se me envío desde la misma con las observaciones de la Comisión Europea.
La primera “Durante la inspección, los servicios del Defensor del Pueblo tomaron nota de estas explicaciones y examinaron los documentos solicitados. Indicaron que no parecía que hubiera habido mala administración y que la respuesta confirmatoria de la Comisión incluía un razonamiento sólido y pormenorizado
Como he intentado demostrar a lo largo de este documento de observaciones, que la respuesta de la Comisión Europea ni era sólida, ni pormenorizada. Más aún evitaba entrar en un análisis de seguridad de los documentos que obstaculiza, pretendiendo impedir el acceso a os documentos del TTIP agrupando el 99,99% de los documentos bajo la excepción de las “Relaciones Internacionales” evitando de esta manera exponer a la luz pública los verdaderos términos de las NEGOCIACIONES del TTIP y generando una falsa sensación de transparencia utilizando la técnica de la Transparencia temporal en las negociaciones internacionales teorizada por el norteamericano Levine.
Tampoco parece demasiado afortunado la afirmación por parte de los servicios de inspección de la Defensora del Pueblo Europeo de “que no parecía que hubiera maña administración” esta impresión de los inspectores indica un juicio previo sin haber terminado el procedimiento de observaciones que les hubiera podido crear una mejor visión de conjunto a la luz de nuevas argumentaciones que desde mi punto de vista consolidan mi posición y por lo tanto fortalecen los argumentos para poder acceder a los documentos requeridos por mi parte del TTIP.
Si bien también es cierto que habitualmente los miembros de su oficina suelen enfrentarse a expedientes que no profundizan más en sus argumentaciones a través de las observaciones, como es el caso de las observaciones realizadas por la Comisión Europea, pero que en no es mi caso.
Creo que no es saludable presumir que una de las partes parece tener razón antes de escuchar de nuevo a la otra parte.
La segunda, se refiere al siguiente párrafo “Puntualizó que la investigación no está comprendida en el ámbito de la investigación por propia iniciativa del Defensor del Pueblo sobre la transparencia de la ATCI, que tiene un ámbito de aplicación que va más allá de las denegaciones específicas de acceso a documentos.
La impresión inmediata que me produjo la primera parte que se refiere a que la reclamación no es parte de las investigaciones por iniciativa propia de la Defensora del Pueblo Europeo me causo una profunda tristeza. Evidentemente no porque afirme que la reclamación no es iniciativa de la Defensora, sino porque se deduce que su oficina se quiere desmarcar claramente de la línea argumental presentada en esta reclamación.
Como ciudadano independiente, que no se representa mas que a sí mismo y por lo tanto no tiene el respaldo de grandes organizaciones con miles de afiliados, ni representa a ninguna poderosa Corporación, la Institución de la Defensora del Pueblo Europeo supone el último muro de defensa de mis derechos fundamentales, incluida la transparencia y este claro alejamiento de las tesis defendidas en la reclamación unido, al juicio de VALOR previo contenido en el párrafo al que anteriormente me he referido y que decía “parecer que no hay mala administración” me indica de manera intuitiva, que desde su oficina ya tiene clara la resolución de esta reclamación en favor de la Comisión Europea, lo cual como ciudadano, repito me entristece.
En cuanto a la segunda parte del párrafo referida a que la Defensora del Pueblo Europeo que su investigación va más allá de las denegaciones específicas sobre el acceso a unos documentos, me reafirma en que mi intuición sobre el resultado de la decisión sobre mi reclamación.
Pero quisiera hacer un comentario sobre “que va más allá” su búsqueda de la transparencia en un ámbito más amplio. La transparencia no es una sombra que se mueva en la cueva de Plantón, sino algo más terrenal y que se refleja no en unos documentos concretos, sino simplemente, en un sólo documento que queda atrapado en la tela de araña de impedimentos burocráticos e interpretaciones Ad Hoc que sólo buscan evitar por todos los medios el cumplimiento del Derecho a la Transparencia por intereses externos a los ciudadanos y al interés público.
Cuando comencé este camino en el verano de 2014 no lo hice para conocer un documento en concreto del TTIP, sino para denunciar el oscurantismo y la falta de transparencia que existen en los acuerdos de COMERCIO INTERNACIONAL y como en el caso del TTIP se negocian de espaldas a los ciudadanos, cuando dichos tratados y en concreto en TTIP va afectar a todos los aspectos de nuestras vidas, afectando a las legislaciones nacionales, a las relaciones laborales, medioambientales, etc.
No existe ámbito más amplio que el de un sólo documento que abre el camino al resto y a romper el muero credo por la Comisión Europea en las relaciones comerciales internacionales y que ahoga constantemente el principio de transparencia.
Una reflexión
Cuando el derecho a la información y la obligación a la transparencia por parte de las instituciones depende de organismo como el Comité de Representantes Permanentes de la Unión Europea, el Council Security Committee, la propia Comisión Europeo o la Comisaría que ha creado el documento en cuestión, todos ellos parte del poder ejecutivo, tiene como consecuencia frases de la Comisión como la que he transcrito al principio de este documento que muestran como deciden por algún tipo de derecho natural si algo es de interés de la opinión pública o del interés público de la Unión Europea.
La excesiva dependencia del poder ejecutivo por el escaso control realizado por el poder legislativo deja a los ciudadanos en manos de la buena voluntad del poder ejecutivo que, por su propia naturaleza y debido al bajo nivel de control del poder legislativo tiende a separarse de los ciudadanos y acaparar el mayor poder posible.
Esta reclamación no es una mera petición de documentos, es una lucha por el derecho fundamental a la información y por la obligación de la Comisión Europea a la Transparencia.
Doy por presentadas estas observaciones el 29 de abril de 2015 en tiempo y forma.
Gregorio Abascal.

Carta para aportar observaciones a la Reclamación 1777/2014/PL

 

vía  Area Autónoma

941 total views, 1 views today

La verdad 2.0

Aqui estan las noticias de hoy que se publican todos los dias y a las que no quieren que se publiquen nunca.

Un comentario en “La Comisión Europea argumenta la denegación a los documentos del TTIP por ser un bien superior al derecho al información para la UE

Tu opinión es importante, compartela. El autor del blog se reserva el derecho a no publicar o borrar aquel comentario que incumplan las normas basicas de respeto o sea sospechoso de spam. Asimismo, el autor del blog no se responsabiliza de los comentarios vertidos por los lectores en los comentarios. En caso de existir alguna queja con algún comentario publicado, hazmelo saber via mail,el comentario se revisará y se solucionará tu petición.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Translate »
A %d blogueros les gusta esto: